Ser tu propio jefe, una idea de negocio, conciliar vida personal y profesional, tener la necesidad de crear o innovar. Las razones que mueven a cada emprendedor suelen ser diferentes y muy personales.   Una aventura apasionante que requiere, al mismo tiempo un gran esfuerzo y compromiso. No en vano, casi una de cada dos